PATRIA PARA TODOS

PATRIA PARA TODOS
A CONSTRUIR LA CUARTA REPUBLICA

Los medios, los héroes y el amor según AMLO

Subido por ASTILLEROTV en 28/04/2008 27 04 08

lunes, 5 de abril de 2010

ALBERTA Y TERESA. LAS CHICAS SUPERPODEROSAS

LAS CHICAS OTOMÍES SUPERPODEROSAS.

…Y LOS MOJOJOJOS SECUESTRADOS.

Se llaman Alberta, Teresa y Jacinta, fueron encarceladas el 5 de Agosto de 2006. La versión oficial, que ya es verdad legal, pues fue avalada por el juez que condenó a dos de ellas a 21 años de cárcel, dice que ellas solitas sometieron y secuestraron a seis formales, fieros, fornidos y ¿forrachos? elementos de la Agencia Federal de Investigaciónes.

Ellas son indígenas del estado de Querétaro, de una comunidad otomí o ñañú. Dijeron los fortachones policías, y luego dijo el Ministerio Público y luego dijo el Juez que Teresa, Alberta y Jacinta (las chicas otomíes superpoderosas), las tres de muy baja estatura, las tres de constitución regordeta, desarmaron a los policías, los inmovilizaron y los privaron de su libertad, por supuesto que ilegalmente.

La versión que dieron ellas ya no cuenta, al menos no contó para el juez. Ellas dijeron lo que dice todo el pueblo de Santiago Mexquititán, Querétaro: que llegaron al tianguis del pueblo unos quesque según ellos eran policías, quesque a buscar mercancía ilegal; pero iban vestidos de civil y no portaban identificaciones. Ese domingo de tianguis los policías habían aplicado la “Operación Rastrillo”, que consiste en cargar con todo lo que les gustó, pisotear lo que no les agradó y quebrar lo que les pareció más o menos. Ya iban locos de contento los guardianes del orden y la ley, cuando una de las chicas otomíes superpoderosas cometió el grave error que hoy la tiene en la cárcel: les pidió su identificación, no la suya de ella, las de ellos.

…mmmm…es que, es que…es que se nos olvidaron, dijeron nuestros héroes mojojojos. Y entonces sucedió lo que suele suceder en esos casos: se alborotó la bitachera, como se dice en Sonora. O sea que el pueblo tianguero se alebrestó, rodeó a los policías, que no pudieron correr, porque iban bien cargados. Luego los privaron de la libertad de llevarse lo que se llevaban, y de la libertad de dejar así nomás los destrozos de la mercancía pisoteada. Les pidieron el pago de setenta mil pesos; para ello retuvieron a uno de ellos, el que parecía ser el jefe de la banda, perdón, del escuadrón, hasta que los otros cinco regresaron con el pago de la mercancía destruida. Cuando pagaron sus desmanes, los “policías” se fueron con la cabeza gacha y la cola entrepiernada.

Pero semanas después llegaron por las tres indias ladinas que los habían secuestrado. ¿De qué superpoderes se valieron las chicas otomíes para lograr someterlos?...eso no pudieron explicarlo, pero ni falta que hizo. El juez es un hombre de buena fe, que representa a una institución de buena fe que es el poder judicial; se le presentó, al juez, un caso de seis elementos de una institución de buena fe que es la Agencia Federal de Investigaciones, luego entonces ellos seis también son de buena fe, por lo tanto, lo que dicen debe ser cierto. Y si dicen que esas inditas menuditas y gorditas los secuestraron, pues así fue…”indias cabronas, a mí no me engañan con su aspecto débil e inofensivo”, debió pensar el juez y ¡vóitelas!: veintiún años a la sombra. Eso es justicia…no pringaderas.

Martín Vélez


* * * * *


El delito de Alberta y Teresa

LA JORNADA.
Martes 30 marzo de 2010

Luis Hernández Navarro

Se llaman Alberta y Teresa. Son mujeres, son pobres, son indígenas. Ése es su delito. Por eso están en la cárcel, condenadas a 21 años de prisión, 91 mil pesos de multa y la obligación de pagar 70 mil pesos para reparar el daño que supuestamente cometieron.

Alberta Alcántara y Teresa González son indígenas ñañues (otomí) de la comunidad de Santiago Mexquititlán, estado de Querétaro. Desde hace más de tres años están en prisión. El 5 de agosto de 2006 fueron encarceladas, en el Cereso de San José el Alto sin haber tenido contacto con abogados o familiares. Están acusadas de secuestrar a seis agentes federales de investigación (afis). Amnistía Internacional las declaró presas de conciencia.

Jacinta Francisco, también indígena, fue detenida por las mismas causas. Defendida por el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez (Prodh), obtuvo la libertad en septiembre de 2009, luego de que la Procuraduría General de la República (PGR) dictó conclusiones no acusatorias en el segundo proceso. A pesar de que los tres casos son parecidos, ni Alberta ni Teresa han recuperado su libertad.

La historia del caso comienza el 26 de marzo de 2006. Ese día, un grupo de afis llegó al tianguis de Santiago Mexquititlan, municipio de Amealco de Bonfil, en Querétaro, sin uniformes y sin identificarse. Argumentaron realizar un operativo contra la piratería y posible venta de narcóticos. Investigaban a una mujer alta, pecosa y de cabello corto a la que apodaban La Güera, quien fue denunciada en forma anónima por posesión de cocaína. Prepotentes, destrozaron mercancía.

Los vendedores, indignados, no se dejaron: los rodearon, exigieron que se identificaran, que mostraran la orden que justificaba su proceder y que pagaran los daños. Los afis tuvieron que aceptar. En prenda, dejaron a uno de sus compañeros. El jefe a cargo, Cruz Bedolla, se comprometió a pagar los daños ocasionados, que ascendían a 70 mil pesos.

Como represalia por la desobediencia social, el 3 de agosto de ese año, Jacinta, Alberta y Teresa fueron detenidas. La PGR las acusó de incitar a los tianguistas a secuestrar a los afis, privación ilegal de la libertad en modalidad de secuestro, delitos contra servidores públicos y contra la salud. Estaba en el aire lo sucedido ese mismo año en Atenco y en Oaxaca con la APPO: una crisis profunda en el modelo de mando-obediencia.

Ese día Alberta fue al mercado a hacer compras y a visitar a su hermano Gabriel y a su cuñada Teresa en su puesto de discos. “Llegué –contó a Cimac– y me encontré con que estaban en problemas con unos hombres armados que se querían llevar sus mercan-cías, dijeron que eran afis y les pedimos que se identificaran.”

El proceso legal que se les ha seguido a Alberta y Teresa es completamente irregular. Nunca se les proporcionó defensa ni traductor. Tan es así que la recomendación 47/2009 que realizó la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), emitida el 17 de julio de 2009, documenta irregularidades graves que pueden trascender el resultado del fallo definitivo del proceso penal 48/2006.

La PGR no aceptó la recomendación de la CNDH argumentando que los hechos narrados por el quejoso son falsos. No hay en ello novedad alguna. De las 97 recomendaciones emitidas en 2009 por este organismo de derechos humanos, 22 no fueron admitidas por las autoridades, y, de las restantes 75, sólo han sido atendidas 10.

El caso es paradigmático de las graves deficiencias del sistema de justicia, que profundizan la discriminación, así como del uso faccioso del sistema de justicia y de la criminalización de la oposición a los abusos de la autoridad. También de la falta de dientes de la CNDH para que sus recomendaciones sean cumplidas.

La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) anunció que intervendrá. Su pronunciamiento definirá la situación de Alberta y Teresa. La Corte debería actuar conforme a la razón, la justicia y los derechos humanos. No se trata de que sea benevolente ni magnánima, pues ellas no cometieron ningún delito: son víctimas de las fallas del sistema de justicia. Sobre ello debería pronunciarse la SCJN y poner un alto.

Algunos actores políticos priístas, que tradicionalmente han ignorado la defensa de los derechos humanos, se han acercado a Alberta y Teresa. Es el caso del senador Manlio Fabio Beltrones y del gobernador de Querétaro, José Calzada. Buscan obtener provecho político de un asunto noble que su partido ha ignorado usualmente. Ninguno ha dicho una sola palabra de cómo este asunto es una forma de criminalización de la protesta social. Calzada fue senador, tuvo conocimiento del caso y jamás se pronunció en favor de Jacinta ni mucho menos de Teresa y Alberta.

Se ha anunciado la formación de una comisión legislativa que indagará sobre las violaciones a los derechos humanos de Alberta y Teresa. Es una buena señal, toda vez que se trata de un esfuerzo que se suma a la campaña emprendida desde mucho tiempo atrás por la sociedad civil para lograr su pronta excarcelación. Sin embargo, su conformación no tendrá efectos sobre la situación de las indígenas. Se trata de una iniciativa de índole política que puede ayudar a esclarecer situaciones irregulares en materia de justicia, pero que no tiene facultades para fincar responsabilidades, ni mucho menos para liberarlas.

El gobernador Calzada afirmó que éste era un caso sui generis. No es así. En México hay muchas Jacintas, Teresas y Albertas. Como ha mostrado la defensa del Prodh que ha asumido el caso, se trata de una cuestión de justicia elemental para dos mujeres, indígenas y pobres, que han sobrepuesto un proceso penal siendo inocentes en la cárcel, simplemente por oponerse a la arbitrariedad del Estado.

Su liberación es una responsabilidad del Estado, no cuestión de filantropía. Los actores políticos deben pronunciarse y hacer lo que les corresponde de acuerdo con sus facultades, pero no exclusivamente respecto de este caso, sino sobre el conjunto del sistema de justicia. Un sistema podrido desde sus raíces.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

unete a MORENA

MORENA con AMLO 2012 (Movimiento de Regeneración Nacional) Música y Letra de Byron Barranco.

AMLO 2012-2018

en el 2012, con Andres otra vez!!!

Volcanes 30"

El cambio verdadero vendrá. Sin violencia, democráticamente llegará. La fuerza de millones de mexicanos que ya exigen con impaciencia una nueva realidad, lo hará surgir por el bien de todos. López Obrador representa el cambio verdadero. Escúchalo. Sólo el pueblo puede salvar al pueblo. Partido del Trabajo

PROHIBIDO

Mexico, la gente de Mexico, ha despertado y es volcan activo su conciencia colectiva.

ACTIVIDADES DE LA RESISTENCIA

  • “INSTRÚYANSE, PORQUE NECESITAREMOS TODA NUESTRA INTELIGENCIA. CONMUÉVANSE, PORQUE NECESITAREMOS TODO NUESTRO ENTUSIASMO. ORGANÍCENSE, PORQUE NECESITAREMOS DE TODA NUESTRA FUERZA” Antonio Gramsci